Editorial

 

En este número...
Editorial

"La crisis de fin de siglo"
Dr. Jorge Defelitto
Presidente Asociación Argentina de Cirugía
Comités de la FELAC
Noticias de la FELAC
Congresos
 
Federación Latinoamericana de Cirugía
 
Escribanos a sccirug@colomsat.net.co
 

(Adaptación del Discurso Presidencial de Inaguración del 69° Congreso Argentino de Cirugía)

La crisis de fin de siglo

En primer lugar la Informática, transformando el mundo de las comunicaciones: ordenador, correo electrónico, Internet. Los medios audiovisuales están cambiando nuestra vida.

Así fue la del siglo pasado, crisis tecnológica: luz eléctrica, gramófono, teléfono, automóvil, aviación.

¿Serán hoy las ideas reemplazadas por imágenes (comunicación, enseñanza, ocio) y convertirán nuestra vida en un mundo de íconos?. ¿ Si la imagen es el dominio de lo concreto cambiará también nuestro pensamiento Socrático de lo abstracto?

¿Cuáles son las ventajas y riesgos de la Informática en Salud? La Telemática (uso de ordenadores a distancia) permite estar al día en las innovaciones y nuevas técnicas mundiales. Facilita la comunicación entre los profesionales y sus pacientes a través de espacios destinados a efectuar consultas y brindar información sobre diversas patologías. Además de conocer las novedades terapéuticas.

Si bien el seguimiento es personalizado, una comunidad virtual beneficia a especialistas y pacientes que pueden estar en distintos lados y tiempos.

Son tantos los requerimientos personales y las necesidades específicas, que se hace necesario confeccionar un listado propio de la Red: guías de consulta, medicina virtual, red hospitalaria virtual, debates y tratamientos, eventos científicos, noticias y libros.

En Telemedicina EEUU y Europa han desarrollado la teleradiografía y telepatología. En Alemania crece día a día el telediagnóstico y la teleconsulta.

La Teleenseñanza por satélite, que permite al docente transmitir desde un aula central o centro de conferencia a diferentes emplazamientos del país su clase a distintos alumnos que a su vez pueden interactuar en tiempo real. Ofrece una educación a distancia con enseñanza de calidad, actualizada y abajo costo.

Internet es la mayor revolución producida en el área de la comunicación y este Congreso, por primera vez es transmitido por Internet. Su interactividad y fácil acceso ha acelerado la investigación y permite compartir rápidamente ideas y resultados, lo que afectará a la práctica médica.

El riesgo de esta asombrosa información es el estar mezclada con mucha de dudosa procedencia. Bill Gates afirma que "el lector no debe creer a pie juntillas en todo lo que lee".

Muy frecuentemente parece un cocktail de conversación más que una herramienta de comunicación para un efectivo cuidado de la salud o de toma de decisiones.

El problema se plantea porque no es poca información, sino porque es demasiada.

Gran parte de ella es incompleta, engañosa e inexacta. Es un medio en el que cualquiera con una computadora puede ser simultáneamente autor, editor, y publicista y llenar esos roles anónimamente. En tal entorno, aún expertos usuarios de Internet pueden tener problemas en distinguir la paja del trigo, lo útil de lo dañino.

Es difícil discernir entre lo sublime o ridículo, ciencia y culebrones, discusión inteligente con puntos de vista políticos y puede darse más valor al contenido que a sus méritos, por el solo hecho de haberlo obtenido de la Red.

Internet posee un gran número de recursos médicos de alta calidad e inacabables oportunidades de informar, enseñar y conectar profesionales con pacientes. Los mayores sitios digitales generalmente comprometen los recursos necesarios para mantener una útil presencia en este concurrido paisaje electrónico.

Por lo tanto es necesario valorar, controlar y asegurar la calidad de la información médica de Internet. La base fundamental de esta herramienta técnica es su contenido.

Debe juzgarse la calidad del contenido, diferenciar: editorial de propaganda, educación de promoción, evidencia de opinión, ciencia de bombardeo publicitario.

Al mundo digital debemos aplicarle el mismo control de calidad que aplicamos a la información médica escrita. Pensamiento crítico que permita juzgar si lo que se está leyendo es creíble o útil para la toma de decisiones.

Debe sospecharse de fuentes de información de Internet donde no figuren los clásicos estándares de afiliación y credenciales relevantes del autor, sponsors, avisadores o arreglos comerciales, derechos de autor, fecha de envío y puesta al día.

Como decía Marañón "el saber no es solo saber, sino saber y dudar y por lo tanto no saberlo todo".

Debemos, como de los libros, rescatar exactitud, claridad y belleza. Según Goethe "una mirada al libro y dos a la vida, deben informar al espíritu".

Por ello todavía la asistencia a Congresos de Cirugía es la oportunidad de conversación y diálogo intelectual. La concordancia o discordancia es tan productiva en cambiar conceptos como el programa formal. Permite que las ideas se nutran y fertilicen en los talentos de unos y otros.

El Congreso para los que asisten es una incomparable experiencia de aprendizaje: información, investigación clínica, instrucción técnica, problemas éticos y humanísticos, socioeconómicos y de manejo de la práctica médica.

El segundo lugar de la crisis de fin de siglo lo ocupa el marco tecnológico para el futuro.

En pocos años la tecnología ha avanzado en aspectos de cambio en la práctica quirúrgica que prometen transformar el futuro de la cirugía. Un ejemplo de ello es la cirugía videoscópica, técnicas nuevas que ya eran conocidas por las empresas e industrias desde una o dos décadas.

Estas tecnologías, nuevas para los médicos, produjeron un cambio radical en la práctica quirúrgica. Los procedimientos quirúrgicos se realizan sin ver o tocar directamente los órganos a resecar o reparar. Se hace a través de video y manipulación remota.

Lo esencial es la imagen digital (video, TAC, RMI) que debe completarse con acción (manipulación remota o teleoperación).

Tecnologías que dependen de computadoras. El conjunto es la cirugía de telepresencia (estación central de trabajo quirúrgico, video, visualización de 3D, entrada de audio estereofonía y controles manuales con entradas multisectoriales y de manipulación de destreza).

El cirujano sentado en la estación central tiene la ilusión de estar haciendo una cirugía abierta delante de él. El cirujano controla un manipulador quirúrgico idéntico al instrumento que tiene en sus manos, capaz de realizar precisos y diestros procedimientos en un lugar distante de la estación central.

De esta forma múltiples cirujanos de diferentes ciudades pueden participar de una operación o bien un superespecialista de otro país puede ser su primer ayudante. Un cirujano puede realizar cirugías en otros países sin gastos ni tiempos de traslado al lugar.

Mientras se opera una MTS hepática, una imagen 3D de una TAC de la MTS puede sobreimponerse sobre la imagen viva del hígado del paciente y permitir una precisa resección del tumor.

Pueden utilizarse Robots. El cirujano prepara el procedimiento y un Robot preprogramado conduce esta parte. EJ: RoboDoc que coloca prótesis de cadera).

La escala uno a uno puede cambiarse a microescala, con magnificación visual y utilizar instrumentos de miniatura o microscópicos, que permitirá futura microcirugía de células, organelas como mitocondrias o cuerpos de Golgi.

La microescala permitirá el uso de microrobots que pueden colocarse en lugar de instrumentos en el abdomen y controlados desde la estación central; en el recto pueden reemplazar al colonoscopio.

Estas aplicaciones potenciales necesitan entrenamiento, pero la tecnología de la realidad virtual permite simular operaciones en cadáveres o pacientes y los Residentes realizan la curva de aprendizaje y perfeccionamiento antes de actuar sobre un paciente real.

También la investigación se puede comenzar con animales virtuales antes que en animales vivos. Así los simuladores quirúrgicos serán como los de vuelo, que se perfeccionaron en 40 años y hoy los pilotos pasan en ellos más tiempo que en los aviones.

El refinamiento, táctil, la alta resolución gráfica, mejor visión estereoscópica aumentarán el realismo y reconfigurarán el arte de la medicina y la disciplina quirúrgica.

Existen los riesgos de la Astenopía en los que usan videocomputación, hecho que hemos alertado en publicaciones.

Pero recordemos en esta etapa a del Mazo "la técnica sin contenido humano es la desintegración del hombre".

Para finalizar, el tercer aspecto de la crisis de fin de siglo son los sistemas de atención médica.

En la actualidad están en manos de empresarios que ponen como objetivo fundamental la rentabilidad.

En este sistema el estudio y tratamiento de los pacientes está modulado por administradores de salud y deben ser aceptados por médicos mal pagos que no pueden decidir sobre lo que consideran mejor para sus enfermos.

La reforma en salud es inevitable y no hay opciones. Se ve la perdida en los honorarios médicos. Existe el concepto que el médico está sobrevaluado, lo que unido a la perdida del respeto usurparon su independencia y herido por problemas financieros transformó su trabajo en una rutina.

Hoy se pretende que el cirujano "haga más, lo haga mejor, lo haga con menos y por menos".

Unido al crecimiento de los gigantes que azotan la humanidad: la necesidad, la ignorancia, la miseria, la ociosidad y el hambre, tiene actualidad el pensamiento de Pio Baroja: "de tanto ver triunfar nulidades. De tanto ver prosperar la deshonra. De tanto ver crecer la injusticia. De tanto ver agigantarse los poderes en manos de los malos. El hombre llega a desanimarse de la virtud. A reírse de la honra. Y a tener vergüenza de ser honesto".

Ya lo afirmaba Rousseau: "es muy difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que en sobrevivir".

Pero "si el cirujano deja caer su ciencia vende su luz, si deja flaquear su técnica vende su acción y si deja desfallecer su conciencia vende su alma (Blanco Acevedo).

En octubre de 1979 los veintidós miembros del American Board of Medical Specialties se comprometieron a realizar evaluaciones periódicas con sus miembros. Si bien, las evaluaciones no garantizan la competencia clínica, el médico actualizado puede tomar decisiones más acertadas, ya que la información no garantiza una práctica clínica adecuada, pero su carencia la dificulta.

Decía Luis Gutiérrez en su Relato al LVII Congreso Argentino de Cirugía "La actualización o recertificación del título de especialista denota una mayor responsabilidad y debe servir de aval del acto médico".

Por ello es importante la acción de las Asociaciones de Cirugía en la educación simultánea de la inteligencia, corazón y moral del cirujano.

La responsabilidad de las Instituciones no permite una actitud pasiva y no participativa en una profesión nivelada hacia abajo y desjerarquizada. Al fracaso y frustración del médico se debe oponer capacitación y ética.

En los rebaños todos imitan e impulsan a todos en total confusión y desorden por temor a ser marginados y quedar indefensos. Corresponde a nosotros dejar de ser ovejas y convertirnos en mejores guardianes de la riqueza y cultura que creamos.

La posición altruista de las Asociaciones de Cirugía y su postura frente a sus asociados la transforman en líder para solicitar que su voz y consejo sean escuchados en las Cámaras Legislativas.

"Las utopías son muchas veces el preámbulo de realizaciones".

Parafraseando a John O' Neil "si algo nos ha enseñado la historia de los últimos cien años es que enfrentar el cambio y el conflicto de una manera confrontacional, dura y agresiva habitualmente conlleva más problemas de los que resuelve. En un mundo rodeado de desorden social y fuerzas económicas destructivas, debemos definir nuevos códigos de ética y prácticas saludables para resolver conflictos, hacer c1®ðý Ÿ¦dÿÁjßé@Y«ã™€{C œ‰1¶üåòQ*\»iwÉÑB£e!Ö6ikË0$Ü=ßælûk渚M6ígÞÌì¡¥fÏ ¯¬‹¿L N{®Èúµ®±ì½µÒuï ¹,Ì€¨.>s:ß }·.ºÂðm)‡Ì6Ü»V-çvH»{~Ýņ(oRQ¬Ð¨ÇbâH ̤K”SBÑ —ÌqÔ'ÐAf›O)¡)¯²!ãÍì$c瓑à.ë# ªGÁ,X©ß­e„Ć$]Ø4G3^5»$kœeT!Äv¿•eO5i«`ќs D÷„âmY,Ô+bŠõYnšï³z¬!¹º.m;¼iGµ'­xڙV.S ˜F䰅¯"߈8"‹È£y¹ 4– Í¢¢áAuå˜.(ߋߌxvüžQ:îY¼wQtÍ¢ â~ÃÉ÷‚k¹EgvªKº,UZàTß¾¬þ7K̾€pô‰ÂCýY8Úîðä«és€œ6eBݢꒆ§¼"ŸË#(-4‘IŽÜÜ E.¨¦[Ž×û«:Òú¯+ŒH¿:1"ˎ1æFe6|¨Ò¼¼à2ûBèMҬâ]­h‘™@ñ-T8eÍä8ätCä_›e#¼Éˆ¡•3yJxüÖ8óæi®ÚêäDïäVèôôJ§}”¦þ‰Îkɺ  ?Goւ£ å>L']çî}­atJt VŽÍ4LÚ/¿Õˆ°š(‰À2¾¥¿­{Ò=EˆïSÀ_f÷Ž¼ƒ”Ð$#Hghùݵ 5ry»Çt÷B†ú úĎúy@÷–Ãô•¬á