Encabezado del boletín
Editorial
En este número...

1 Editorial
Cirugía y docencia
Dr. Ricardo Espinoza, Chile.
2 El docente en la Universidad de Buenos Aires, la visión de los alumnos
Drs. Mirta L. Fajre, Roberto Lamy MACC, Luis Gutiérrez MACC y Gonzalo Demarch, Argentina.
3 Acta reunión informal Consejo Asesor en Maracaibo, Venezuela
4 Noticias de la FELAC
5 Congresos de Cirugía
Logo FELAC Federación Latinoamericana de Cirugía
Correo Escribanos a ascolcirugia@etb.net.co

Editorial

Cirugía y docencia

El presente editorial por considerarlo de interés para el cirujano latinoamericano, se publica con autorización del comité editorial de la Revista Chilena de Cirugía, volumen 57#5:365

Nota del editor

Cuando se piensa vaticinar, en este caso sobre la docencia en Cirugía, las más de las veces nos equivocamos. Y ello ocurre porque en un área científica como ésta, los cambios que se suceden pueden ser tan espectaculares como sorpresivos, que nos quedamos fácilmente cortos.

Con esas salvedades, me puedo aventurar a compartir con ustedes cuáles son, desde una perspectiva académica, los aspectos que me parecen serán los más relevantes para las décadas siguientes.

Primero, que la docencia quirúrgica necesitará cada vez más de laboratorios para el desarrollo de destrezas. Ello permitirá que un grupo de médicos cada vez más seleccionados pueda, efectivamente, entrenar sus habilidades antes de tomar contacto con los pacientes. En distintas áreas de la Medicina hoy ya es realidad una docencia en fantomas; existen modelos que van desde la enseñanza de la Morfología, a complejos desafíos quirúrgicos y de reanimación. Sin embargo, su utilización no está ampliamente difundida, pero es esperable que las facultades deban incorporar y desarrollar en forma significativa estas formas complementarias de enseñanza.

En segundo lugar, y que en parte se desprende del punto anterior, es que la Cirugía será cada vez más especializada. Cada día nos encontramos con más y más profesionales que han seguido una ruta de ultraespecialización, que inevitablemente lleva a que las generaciones más jóvenes se encuentren ante la necesidad de avanzar todavía un paso más en la misma dirección. Ello puede llevar a que el entrenamiento en técnicas generales se acorte, para dar más espacio al desarrollo de áreas específicas de la Cirugía, con el consiguiente e irreversible reduccionismo del quehacer quirúrgico. Esto no es más que una prolongación del ya dilatado proceso de fragmentación de la Cirugía, del que hemos sido testigos en la segunda mitad del siglo recién pasado.

Un tercer aspecto a comentar tiene relación con la investigación. Cada día parece más relevante que todas las disciplinas médicas vayan activamente en búsqueda de al menos un aspecto de la verdad. Sin ello, la labor asistencial, que tiene sus méritos propios, puede entrar en un sistema de reiteración técnica sin la tan necesaria innovación y ajuste oportuno de enfoques, que finalmente son los que hacen la diferencia para ofrecer mejores alternativas para las cada vez más complejas situaciones. Hoy, en las más prestigiosas, y por eso mismo destacadas revistas científicas del área quirúrgica, se funden los artículos más clínicos, con aquellos que investigan los más detallados mecanismos moleculares y genéticos que tienen relación con las diferentes enfermedades en cuanto a su presentación y diagnóstico y las alternativas terapéuticas. Por la misma razón, y dada la complejidad de la información y conocimientos necesarios para planificar y ejecutar las investigaciones, se hace necesaria una formación más completa de los futuros cirujanos en el terreno de la biología molecular, la epidemiología y la estadística entre otras disciplinas, además de su integración con investigadores básicos que serán, en muchas oportunidades quienes lideren, efectivamente, un trabajo en particular.

Y una última observación; aún en presencia de los más sofisticados y desarrollados apoyos técnicos para la Cirugía, nuestra actividad se seguirá ejerciendo en equipo y aliado de la cama del enfermo. Por lo tanto, ningún adelanto nos eximirá de cultivar todas aquellas virtudes morales que nos hacen ver tanto en el enfermo, como en el colega y e+2w;V|By:U̒^_ZOM2[