Editorial
En este nmero
Editorial
Dr. Cesar Solis Pacheco
Comit de infecciones de la FELAC
Dr. Jaime Escalln M.
XIII Congreso Latinoamericano de Ciruga
VI Congreso Cubano de Ciruga
Noticias de la FELAC
Congresos de Ciruga

Federacin Latinoamericana de Ciruga
Escribanos a sccirug@colomsat.net.co
Durante toda nuestra historia podemos encontrar evidencias de que todo "cambio" o "nueva verdad" ha tenido que pasar por pruebas o perodos hasta consolidarse y aceptarse.

La "verdad" en diferentes pocas ha sido propiedad de quienes han ejercido el poder de "control" del conocimiento, prueba de ello es el perodo de Oscurantismo previo al Renacimiento del siglo XVIII. Pero el cambio siempre ha generado oposicin en todas las pocas y la actual no es la excepcin.

Modernamente hablando podemos citar a transformadores como Billroth, Gross, Halstead quienes tuvieron igualmente que convencer proponiendo nuevas verdades.

El comn denominador de un Lister, un Koch o un Wangensteen ha sido fuera de su capacidad intelectual, su dedicacin y perseverancia al trabajo.

A finales de la dcada pasada la comunidad quirrgica mundial se encontr con otra propuesta de cambio esta vez de tipo tecnolgico en la manera de abordar al paciente a travs de la ciruga de invasin mnima que tambin paso su perodo de prueba y ha sido aceptada en la actualidad.

Da la impresin sin embargo de que la ciencia mdica esta siendo orientada hacia el uso en demasa de la tecnificacin, que el recurso est siendo mal usado por la parte mdica, en el sentido de sustituir la interpretacin de datos de la clnica mdica y esto es algo que est pasando an en pases como los nuestros caree4jڝ c yۚ>rSCZ*#$jPK 7t (=eŊ+B LJ!zV_|E&vј:}l JG %E+hee1h=~_q6:(G-jM$Z2_e r+%)S#V Ƣ>I2F(eix'82ɚrKR02jJ܌IzizQHFZ.{QFTR5Bx%OnÙUIĺB*\өAlr(YE8ND@