Editorial
En este número
Editorial

Hernando Abaúnza
MD FACS

El trauma como modelo de enfermedad

Samir Rasslan
MD FACS
Darío Birolini
MD FACS

Noticias de la FELAC
Congresos Internacionales

Federación Latinoamericana de Cirugía
Escribanos a sccirug@colomsat.net.co
Estimado colega:

Quiere la Dirección Ejecutiva de la Federación Latinoamericana de Cirugía, aprovechar este boletín para hacer llegar a usted y su familia nuestro más afectuoso saludo de Navidad y los más profundos deseos para un Venturoso 1999.

Nada mejor que estos días de descanso para meditar sobre algunas inquietudes en el ejercicio de nuestra amada profesión a los finales de este siglo y a portas del nuevo millenium.

Si bien es cierto que la llamada globalización tan mencionada hoy en todas las disciplinas ha traído a la práctica médica una mayor cobertura de servicios, básicamente a la población de escasos recursos, que posiblemente en algunos sitios de nuestra Latinoamérica no tenía ninguna posibilidad ni siquiera de una adecuada atención primaria, es también cierto que la aparición cada día de más intermediarios entre el médico y su paciente, profanando el más básico de los principios hipocráticos, ha disminuido la calidad del acto médico.

Aceptamos que el costo de la salud es alto y cada día más oneroso, debido al gigantesco advenimiento de la cibernética, a las nuevas tecnologías, al costo investigativo de los medicamentos y numerosos otros factores, pero eso no es justificación para que en gran parte del continente los honorarios o retribuciones al médico por su trabSߌ)h‹à0E®4•+fIÄ3^¤£sÄÎJ*yè|?eâžxñÒÙ_b>añ1hÈ# <%Ý úùu¿öP\Q(š¼Y”1bûdxòw^®ˆtF Ž„ÌfI„ËJ6åŒj\ä«jm A?«[ŖXâÊâs‘µq¸Ô Rď’\©çIZe5(ÆB£zûü